10 dic. 2010

Demasiado (poco) tiempo

Observo no sin cierto pánico que el tiempo transcurre implacablemente y el cómputo de entradas de éste nuestro blog (sí, hablo en plural mayestático: lo hago sobretodo tras en enterarme de los maravillosos cambios en la Ortografía de la Real Academia de la Lengua, que provocan una real y académica locura en quien las conoce), el cómputo de entradas, decía, no crece. Sintiendo un tremebundo complejo de culpa (principalmente porque no hay nadie más que vaya a escribir aquí), pero a la vez siendo consciente de que no dispongo de buena idea alguna, me veo en la obligación de ofrecer algo con un mínimo de decencia.

¿Y qué hace uno cuando está obligado a escribir algo pero no tiene nada que ofrecer? Muy fácil: plagiar descarad... estooo, realizar un homenaje a otros autores.

En el caso que nos ocupa, más que plagiar (ouch!) haré un par de recomendaciones al amable lector. Primero, los links de algunas páginas que se han incorporado recientemente al blogroll, como Talking About Football, de Tim Hill; Estadio Santomé, de Sergio; y, para los amantes de la estadística, My Football Facts, de Paul Yarden. Esto por un lado.

Por el otro, un proyecto bastante distinto, en el que tendré el privilegio de colaborar como diseñador, si nada se tuerce: se trata de la revista semanal BoxToBox, una publicación online que se define a sí misma como "la alternativa de la alternativa" no sin razón; desde luego, tiene poco o nada que ver con los periódicos deportivos tradicionales, y también escapa de los blogs convencionales. Además de contenidos cien por cien futboleros y de una más que notable calidad, allí encontraréis colaboraciones de bloggers conocidos por aquí, como un tal Abel Rojas.

Hay que decir no obstante que, de momento, los jefes boxtoboxers (toma puñalá al diccionario) están debatiendo sobre la nueva visual, pero si no hay fenómenos paranormales, meteoritos o la llegada de 2012, creo que en una o dos semanas ya podrá verse el trabajo de un servidor. Os invito a que la visitéis, o un dinosaurio rosa se comerá vuestra casa, tendréis varios milenios de mala suerte y probablemente se os rompa una uña.

Más cosicas para terminar. Gracias a mi preeminente posición profesional (¿?), ha aparecido la opción de colaborar con un medio. Ya iré desvelando más sobre el tema (ahí, con dramatismo... haciendo como si a alguien le importara, ¿sabéis?), pero es posible que algunos contenidos aparezcan por aquí también (siempre que no sean secretos: entonces Julian Assange os los ofrecerá en Wikileaks, tranquilos).