28 ago. 2009

Back from the tour...

...y con alguna que otra cuestión que contar. Quería hablar un poco de la dupla Barça-Inter, y también de la Juventus, y un poco de Francia y Argentina, y un poco de Ibiza y un poco de Amsterdam y un poco de unas pocas cosas más. Eso sí, no pienso deciros que en realidad mi mayor deseo es hablar de mi buen amigo Carlos Dunga ouch!), pero creo que ya le conocéis... y sobretodo, que ya conocéis lo que yo pienso de él y de lo que dicen los medios que es la "verdeamarelha". Nadie lo diría si sus camisetas no fueran precisamente "verdeamarelhas", eso sí, pero qué le vamos a hacer.

Al loro, que no estamos tan mal (aunque, teniendo en cuenta que la matrícula de la universidad es hoy mismo y que apenas queda una semana escasa para el traslado... quizás sí que estemos tan mal, oigan).

Eto'o e Ibra y por qué todos salen ganando

El proyecto del Inter era un caos. El descenso de la Juve había llenado una plantilla desestructurada de futbolistas excepcionales; hombres como Ibrahimovic y Vieira abandonaron la disciplina bianconera para recalar en el equipo que en aquel entonces dirigía Roberto Mancini. Con ellos, sin el concurso de la società turinesa en la Serie A, y con otras escuadras como el Milan sancionadas, el equipo interista se llevó el Scudetto 06/07, sin nadie que pudiera siquiera acercarse, aunque fuera de lejos, a sus registros. Al año siguiente, con la Juventus en reconstrucción y el Milan en franca decadencia, sólo la Roma de Spalletti (quien por cierto merecería, bien pronto, otra entrada) pudo plantar cara al cuadro nerazzurro. Este punto es francamente espinoso, puesto que realmente cuesta de explicar que un equipo como el romano, con un presupuesto y unos medios a años luz del interista, pueda competir hasta la última jornada con los lombardos; Roberto Mancini, uno de los artistas secundarios de esta película (en vuestras manos está decidir si como CSI bueno o como ladrón malo), probablemente tenga algo que explicar al respecto.

En verano de 2008 llegó José Mourinho a suceder al entrenador italiano en el banquillo interista. Mourinho recogió una plantilla con una calidad incontestable... a la vez que un desequilibrio considerable. Para compensarlo y confeccionar una escuadra más a la medida del entrenador portugués, el Inter firmó al portugués Quaresma (posiblemente, el mejor futbolista de la Liga Sagres en ese momento), al ghanés Muntari y al brasileño Amantino Mancini, además de recuperar al decaído Emperador Adriano Leite. Esa configuración dejaba clara la pretensión de Mourinho de jugar con extremos delante y con futbolistas con llegada en el medio; fórmula parecida a la que le había llevado al éxito en Londres al frente del Chelsea.

Funcionó... pero relativamente. El Inter ganó la Serie A de nuevo, sin demasiados problemas; pero la Lazio les apeó de la Coppa, y el Manchester United de la Champions, tras un paso por la fase de grupos considerablemente mediocre. Futbolistas como Adriano y Quaresma no dieron lo que se podía esperar de ellos y terminaron fuera del club, temporal o definitivamente. Como colofón negativo a todo ello, el equipo nunca llegó a desplegar un juego realmente espectacular, ni siquiera sólido; no digamos ya arrollador como el del Chelsea 04/05. La primera temporada de Mourinho en Milán acabó, pues, como una historia de claroscuros, cerrada con el decimoséptimo título liguero para los interistas... y con la certeza de que la plantilla necesitaba un cambio importante. El 4-3-3 que pretendía el luso originalmente no funcionó, y el 4-4-2 que luego empleó se demostró insuficiente para competir al máximo nivel.

En verano de 2009, pues, la secretaría técnica interista se puso manos a la obra; futbolistas como Crespo, Cruz y Obinna se fueron del club, en forma de cesión o de venta; otros como Figo terminaron contrato. Mourinho recuperó a Quaresma, a quien había cedido a mitad de temporada al Chelsea, e incorporó a Diego Milito y a Thiago Motta, del Genoa, así como a Lúcio, del Bayern de Múnich, y a Wesley Sneijder, del Real Madrid.

¿Y la operación Ibra-Eto'o, señor escritor del blog que se cree muy listo? Ah, eso va aparte. El cambio Zlatan Ibrahimovic-Samuel Eto'o es el paso definitivo, la confirmación de que el proyecto de Mourinho no quiere (ni debe) tener nada que ver con el de Roberto Mancini. La Ibradependencia del Inter de los últimos años, análoga a la del Chelsea post-Mourinho con Drogba, deberá ser sustituida por un bloque compacto con una concepción muy distinta del fútbol; por eso el trueque Ibra-Eto'o es más que un simple cambio de cromos.

Se han escrito ríos de tinta sobre las variantes que aportará el delantero sueco al cuadro azulgrana; recomiendo especialmente, cómo no, los textos publicados en EUMD sobre los cambios que supondrá la incorporación de Zlatan, y en Ecos del Balón sobre las características propias del futbolista. Pero queda mucho más en la Lombardía, y Mourinho lo sabe; tras una primera temporada "de transición", la reconversión definitiva de Stankovic a pivote defensivo, la llegada del capitán brasileño Lúcio y su afianzamento en el eje de la zaga, y sobretodo la creación del trío ofensivo formado por Sneijder en mediapunta y la dupla Milito-Eto'o deben marcar el auténtico inicio de un nuevo proyecto para el club que preside Moratti... una etapa que se prevé terrorífica para los rivales del equipo milanés.

Y es que Eto'o une al gol velocidad, desmarque de ruptura, profundidad y un despliegue físico inmenso tanto en fase ofensiva como en defensiva; al lado de un delantero de características complementarias, con futbolistas detrás capaces de interpretar sus movimientos y con un equipo con la misma vocación ambiciosa que él, devastadoramente veloz en las transiciones (marca de la casa del entrenador), el potencial del Inter en esta temporada puede ser tremendo. Es el nuevo camino del los nerazzurri; y el Milan del hasta la fecha dubitativo Leonardo puede ya dar fe de ello.


Quedan muchísimas cuestiones en el tintero; especialmente, la "nuova Juve" de Melo y Diego, así como el caos que han conseguido provocar Domenech y Maradona en Francia y Argentina respectivamente. También me gustaría vacilar de viajes, como veo que hacen muchos amigos bloggers (Àxel apareció en GolTV con un reportaje sobre Roberto Martínez y "su" Wigan saliendo del aeropuerto, y Pol directamente nos radiografía Copenhagen), pero los míos son menos glamurosos (uno no va a Ibiza a ver estadios, y a Amsterdam... bueno, "ver" no es el verbo cuando hablamos de Amsterdam, me temo).

...y qué narices, que ellos lo hacen mucho mejor que yo, para qué engañarnos. Lo dejaremos todo para una próxima edición, no sea que al final me encontréis (hey, no me guardéis rencor, es que esta broma tenía que hacerla) cansino.

2 comentarios:

Pol Gustems dijo...

Estamos de acuerdo con la situación de Brasil sólo por el pequeño detalle de que tu no lo ves adecuado y cambiarías ya a Dunga XD y yo me esperaría por el morbo de ver cómo lo hace en el Mundial con un planteamiento así. Espero que hayan ido / vayan (no has especificado datas) muy bien tus vacaciones!

Saludos!!

areadegol dijo...

A mí tampoco me gusta Dunga, pero de momento le sale bien y el equipo esta cada vez más conjuntado, así que salvo que no haya debacle en el Mundial no lo veo fuera. Que vayan bien tus vacaciones o que las hayas disfrutado mucho.

Saludos!