7 ene. 2011

Leonardo, Twitter y Mafalda (I)

Primera actividad del blog en este 2011 (¡Feliz Año, estimado lector!), y aprovecho para hablar sobre algunos temas que quedaron en el tintero el pasado 2010; el primero de ellos, la marcha de Rafa Benítez y la polémica (cómo no) llegada de Leonardo Araújo al banquillo del Inter de Milán. Pero la cosa no se acaba aquí, y es que he cometido la imperdonable atrocidad de entrar en otra red social de esas que son puro vicio (ayyy, los estudios)... y para más inri, me he enterado de que Google aún puede ser más cruel contigo de lo que parece.

Pero bueno, dejémonos de preámbulos y vayamos al lío. Quería hacer una broma con Leonardo y el código Da Vinci, no me sale nada positivo...

Mourinho Out, Benítez In

Después de la marcha de grandes líderes, los grupos que éstos habían guiado suelen quedar exhaustos, confusos y desorientados. Hay infinitos ejemplos a lo largo de la historia, y por supuesto el fútbol, que no es nada más que historia humana en estado puro, no es una excepción.

Por ello, sustituir al José Mourinho ganador del triplete no iba a ser fácil. Más bien al contrario. Moratti lo sabía, y por ello apostó por un entrenador de renombre, en ese momento sin trabajo: Rafa Benítez. El técnico madrileño llegaba tras seis años agridulces en Liverpool, marcados por la construcción de un equipo tan sólido en Europa como ineficaz en casa: a la Champions de 2005 le sumó la Final de 2007 y unas semifinales en 2008, pero en Inglaterra no fue capaz de hacerse con la ansiada Premier League (título que, de hecho, todavía no aparece en las vitrinas red: el último título liguero ganado por el club de Merseyside fue en 1990, antes de la imposición del formato actual).

Benítez tenía ante sí, pues, una misión difícil y desagradecida: hacer olvidar al campeón de todo, al sucesor espiritual de Helenio Herrera, al hombre que venció todas las limitaciones psicológicas del Inter para llevarles a la gloria. Para ello, Rafa se armó de algunos fichajes nuevos y jóvenes (Biabiany, Coutinho) y reinventó a otros jugadores (Eto'o), con el objetivo de dotar al equipo de una vocación ofensiva mayor que en la época de Mourinho.

Benítez hizo, pues, una apuesta... y por lo visto a media temporada, aparentemente fracasó. Pero si no os importa demasiado, creo que seguiremos en una próxima entrada, que aquí ya no hay sitio...

Imagen 2011: paperblog.com
Foto Benítez: laStampa.it

No hay comentarios: