30 dic. 2007

Querer ser Dj y no morir en el intento (II)

Bueno, a eso a lo que íbamos.

Estaba yo la mar de feliz con mi mesa, una Behringer monísima, cuando se me ocurrió, así de plano y sin ayuda de nadie, conectarla al ordenador, a ver qué pasaba, si había fuegos artificiales mientras la música se mezclaba sola y una bonita chica morena te masajeaba suavemente la espalda.

La vida nunca es como uno se la espera, desde luego.

En el primer momento ya se vio que algo iba mal. Al principio, como suele ocurrir (gracias, Bill "comeros el Güindous" Gates), no reconoció el aparato; luego, tras instalar unos quince millones de drivers, finalmente se enteró de que lo que estaba enchufado en la salida USB no era un Doraemon cocainómano, sino algo que vagamente tenía una relación con la música. El primer paso estaba dado; mi fantástico PC tenía un nuevo amiguete con quien jugar a escondidas a cargarse el disco duro mientras yo me marchaba con el Doraemon... a jugar al mus, obviamente.

Entonces, sin embargo, y como no podía ser de otra manera, aparecieron más problemas. Uno detrás de otro, concretamente; primero, resultó que tenía que cambiar la configuración de la pantalla para usar el simpático software de cuatro duros que venía con el mezclador, lo cual resultó especialmente doloroso a la hora de reconfigurar todas las imprescindibles aplicaciones freeware de Softonic, esas que te dejan una visual tremenda... y un disco duro con una infección vírica igual de tremenda.

Después de solventar esta crisis con mi consabida entereza (sólo le di dos patadas a la CPU) y mi legendaria valentía (lloré desconsoladamente hora y media tras ver que tenía que rehacer toooda la personalización que había estado años desarrollando poco a poco), seguí adelante en mi propósito de convertirme en una especie de Bob Sinclar de pelo corto y enchufé los cascos.

No sé si os habéis puesto nunca unos cascos en las orejas, unos de esos de Dj que te aíslan completamente del mundo exterior. Es una sensación especial, similar seguramente a la que tienes cuando te explota un misil nuclear a unos milímetros del tímpano y te quedas sordo perdido pa los restos; no oirías ni a veinte mil fans del Liverpool celebrando un gol al Everton aunque estuvieras en el medio del meollo y con "sonotones" en las orejas. Así que para compensar, decidí enchufarlo a la ranura donde amablemente pone "phones" (sí, sí, "teléfonos"; eh, no me miréis así, yo no inventé el inglés...).

Bien... a veces crees que el Universo conspira en tu contra; o eso me pareció cuando me di cuenta horrorizado de que la clavija correcta no estaba en la caja. Pero aún lo piensas más cuando, yendo a buscarla a la tienda más próxima, corriendo como un poseso antes de que cierren, te llama un amigable familiar y te dice; "Ah, ¿ese pincho largo con un agujero en una punta? Anda, yo lo había cogido creyendo que era parte del envoltorio... está ahí en la mesita, al lado del móvil y de la foto de la comunión...". La reacción más usual suele ser el ataque de histeria o de ánimo asesino; pero el menda, que como ya hemos comentado tiene un autocontrol tremendo, tuvo suficiente con decir unas palabritas por el móvil; nada importante, sólo una cálida invitación en relación a expulsar residuos sólidos del cuerpo...

Así pues, una vez enchufados los cascos, pasé a la siguiente fase; intenté mezclar dos cancioncillas, nada especialmente difícil, Plastic People de David Penn & Dave Storm feat. Montilla (y Magdalena Álvarez, no te jode...) y People Sound, de Tony Martínez & Josepo (Pepín pa los colegas). ¿Adivináis lo que ocurrió? Apuesto a que no.

Id imaginándolo, que en la próxima entrega os lo cuento.

25 dic. 2007

Bon Nadal

El pequeñito blog que estáis viendo quería desearos afectuosamente a todos una muy Feliz Navidad y un muy Próspero Año Nuevo. Que este nuevo giro alrededor del Sol que empieza sea mejor para todos que el mejor año que hagáis conocido.

Y ojalá este nuevo 2008 traiga también una época de paz y prosperidad a todo nuestro buen y viejo planeta Tierra. Seamos del credo que seamos, celebremos o no la Navidad, estemos en el 2008 o en el Año del Dragón, no importa: lo importante es que los próximos 365 días, se cuenten como se cuenten, sean felices para todos.

Bon Nadal i Bon Any Nou!

15 dic. 2007

A cara o cruz

Decisiones imposibles, elecciones que determinan el futuro, situaciones clave, bifurcaciones del camino que marcarán para siempre nuestro recorrido. ¿Quién no se ha encontrado en algún momento en una situación así? ¿Quién no ha dado en algún momento el "sí quiero" a lo que fuera, para arrepentirse posteriormente? ¿Quién no ha resuelto emprender una acción para poco tiempo después darse cuenta de que había cometido un error?

¡Errores! Tremendos o minúsculos, decisivos o sin importancia, que nos marcarán para siempre o que olvidaremos en pocos minutos. Miguelito, buscando su caché, enciende un fósforo y se quema un dedo; un servidor mira la hora y se tira encima el vaso lleno; Rijkaard pone a Xavi en Valencia y vete tú a saber lo que pasa; el BCE aumenta los tipos de interés y millones de personas se acercan irremediablemente a la miseria.

¿Queda algo que no esté sujeto a las decisiones erróneas? ¿Hay alguien que esté exento de ellas, que sólo elija lo correcto?

No.

¿Sirve de algo, pues, indagar buscando una respuesta que de antemano sabemos cuál será? Lo dudo. ¿Sirve de algo, entonces, esta entrada?

Sí; me servirá para colgar una carta del Sr. Miguel Pitti (comúnmente Miguelito), a Mafalda, extraída del blog Sueños a Pila (http://passamonte.blogspot.com/2005_11_01_archive.html). La autoría original es de Daniel Balditarra, y corresponde a la editorial de "Animados", Radio Mitre (Lalo Mir).

Aquí os la dejo.

CARTA DE MIGUELITO A MAFALDA

Querida Mafalda:

En este día tan especial me acordé de tu cumpleaños... ¡Como pasa el tiempo!
Nacimos en el corazón de un país que soñaba. ¡Cuántas utopías! ¡Cuántos deseos de crecer, de mejorar las cosas! Nos tocó convivir con un tiempo de hombres creativos: Luther King, Che Guevara, Juan XXIII, John Kennedy; nos trasmitieron el sentido de la justicia, el valor de los sentimientos, la maravillosa aventura de pensar con la propia cabeza...
Ayer me preguntaba por nuestra amiga Libertad, aquella pequeñita que un día encontraste en una playa, no me acuerdo si era Santa Teresita o Mar de Tuyú, me acuerdo todavía cuando la presentaste a tus padres... Era vivaracha y quemadita por el sol de febrero. ¿dónde vive Libertad? ¿Es verdad que la mataron durante la dictadura? Dicen que la torturaron y su cuerpo desapareció en el Río de la Plata...Me cuesta pensar que se murieron sus sueños. ¿Y si vive? ¿Estará filosofando sobre la fragilidad de las cosas y el sentido de la vida?
¿Que fue de Susanita? ¿Se casó? ¿Pudo realizar su vocación de ser madre? La imagino viviendo en alguna ciudad de provincia, paseando del brazo del marido (un hombre bajo y calvo) en una tarde de verano, contenta con sus hijos y cuidando el primer nieto, realizada como tantas comunes mujeres....
Supe de Manolito, que perdió sus ahorros durante el corralito y no soportó tanta crisis. Los últimos días lo vieron cabizbajo, mumurando palabras incoherentes, abandonado como un mendigo en una estacion de trenes, triste y abatido como tantos....
Sé que Felipe vive en La Habana, que probó con el cine, que tiene un taxi y que habla a los turistas de Fidel y de la revolución con el mismo entusiasmo de cuando vivía en Buenos Aires...
A Guille, tu hermano, lo escuché tocar, hace poco, en la Scala de Milano. Vive en Ginebra, nunca se arrepiente de haber emigrado en los últimos años de Alfonsín, me contó que es feliz con su nueva pareja...
Y vos, querida amiga, ¿como estás? Hace tanto tiempo que no tengo noticias tuyas. Sé, por otros, que seguís escuchando la radio, que leés los diarios del mundo, que te duele el Irak como te dolía Vietnam, sé que trabajas para la FAO por los pueblos del hombre, que estás indignada por la prepotencia de Bush. Me llegó tu pedido para juntar medicinas para los Médicos sin Fronteras, sé que siguen las reuniones en tu casa de París, que estás confundida, inquieta y preocupada por el futuro del mundo...
En fin, Mafalda, sé lo suficiente como para saber que seguís viva, viva en el alma, niña como siempre... De parte mía sigo escribiendo siempre, renegado porque me falta tiempo; creyendo, como siempre, en el valor de la sinceridad, perdiendo oportunidades por manifestar mis ideas. Algunos días estoy triste y deprimido, pero puede siempre más la alegría que la tristeza... El mundo no mejoró mucho desde la época en que vivíamos juntos en nuestra patria. A veces, cuando miro el globo terráqueo encuentro tu mirada, pienso en todos aquellos que lo miran como vos, en los ojos de los que protestan, de los que no se
conforman, y de los que viven en la atmósfera del optimismo y de la justicia...Esos ojos, junto a los míos, te desean un buen día, Querida amiga, por otros 40 años tan intensos y jóvenes como los que has vivido.

Un beso grande de tu amigo que te quiere como siempre.

10 dic. 2007

Proyectos y capitanes; ¿de la mano o independientes?

Leía esta tarde el interesantísimo análisis de Futbolitis sobre el Milan, tanto histórico como actual, y no podía evitar sentir una cierta envidia por la historia reciente milanista; Champions y más Champions, semifinales, cuartos cuanto menos.

El Barça es distinto al Milan en varias cosas. Primero, en el estilo; segundo, en el funcionamiento de club; tercero, obviamente, en los antecedentes.

Milán y el éxito

El club lombardo es una entidad que en los últimos años colecciona títulos europeos. Basando su funcionamiento en un equipo superprofesional, con una experiencia tremenda y un compromiso ejemplar, prácticamente los mismos que ganaron en Manchester en 2003 volvieron a hacerlo en Atenas cuatro años más tarde. Esto es un proyecto a un plazo larguísimo, esto es un modelo de gestión que busca el cetro europeo por encima de cualquier otro objetivo, una forma de trabajar con una orientación clarísima: Europa. Y lo mejor de todo, es que lo consigue una y otra vez a pesar de la inmensa competencia, a pesar de algún que otro fracaso, como la derrota por penaltis en Estambul del 2005 o la eliminación a manos del último coletazo del Depor en 2004.

Victoria tras victoria en Europa, el Milan ha ido cosechando resultados pobres en Italia en estos últimos años; primero, superado por la Juventus de Capello, que tenía no sólo un entrenador mucho más orientado a campeonatos de regularidad como es Fabio, sino además los arbitrajes a favor, lo cual ya de por sí es decisivo; y después, por el Inter de Mancini, un equipo caótico a más no poder, una escuadra sin concepto alguno de juego colectivo que avanza por su arrolladora calidad en todas las líneas, especialmente en su delantera. Evidentemente, en Europa rivales como el Villarreal le hacen morder el polvo; ninguna escuadra que no sea un equipo de verdad puede ser competitiva en un torneo así.

Pero eso no parece importarle al equipo dirigido por Ancellotti y presidido por Berlusconi, que sigue creyendo en un proyecto longevísimo y en futbolistas del carisma de, por ejemplo, el gran Paolo Maldini, una representación antonomásica de lo que es y debe ser un capitán de verdad. Hombre de club como pocos, combina superprofesionalidad con resultados, esfuerzo máximo con inteligencia, contundencia con comedimiento sobre el terreno de juego. Maldini difícilmente se meterá en una reyerta; sabe demasiado como para entrar en tonterías, está por encima de ello. Ese talante le hace modelo a imitar por futbolistas que perfectamente podrían ser sus sucesores; el que nos interesa, en este caso, es uno de sus más grandes admiradores, Carles Puyol.

Barcelona y el estilo

El estilo azulgrana requiere fútbol bonito, requiere resultados en Liga porque sabe que Europa es volátil, nunca ha sido el fuerte de una entidad donde se han dado cita algunos de los mejores futbolistas de la Historia y algunos de los equipos que mejor fútbol han practicado. Únicamente se puede atribuir a la mentalidad el hecho de que en sus vitrinas sólo haya dos Copas de Europa.

El más grande lastre del Barça es ese, indudablemente; una mentalidad que arrastra consigo a técnicos de tres en tres, una creencia estúpida que hace que la gente piense que un proyecto puede durar, a lo sumo, dos o tres años, hasta que se tiene que cambiar absolutamente todo, destrozar el equipo y traer a gente nueva que supla a estos "vagos millonarios" que han pasado de superfenómenos a arrastrarse por el campo de golpe y porrazo. Sólo los de la casa se salvan; ellos son distintos, parecen tocados por una varita mágica que les hace inmunes a todo.

Apliquemos este caso al Barça. El equipo de Rijkaard naufraga el año pasado porque Frank decide ser infiel a sus propias ideas, porque sacrifica todo lo bueno que había hecho el año pasado tanto en la Liga como en Europa a sistemas inútiles que rompen con cuanto positivo podía extraerse del gran Barça de la 05/06. 3-4-3, tres pequeños, pérdida del pivote, de la presión, de la velocidad, de la movilidad... todo se va al traste, los planteos se convierten en continuos despropósitos.

¿Por qué? Lo ignoro.

El futuro; una Barcelona más rossonera

En esta nueva campaña, la 2007/08, se introduce un cambio hecho con un tino importante, se pasa de Brasil a Europa, del "jogo bonito" sin resultados al esfuerzo; Abidal, Milito, Touré y también en gran medida Henry son ejemplos de este cambio. Futbolistas duros, físicamente poderosos, sacrificados en el caso de los tres primeros y competitivos en todos los casos, especialmente en los de Milito y Henry. Este pequeño volantazo excluye a Motta, Belletti, aísla a Ronaldinho y sube a Eto'o en importancia. ¿Será suficiente? Para mejorar los ánimos en Can Barça, sí; para reconducir la situación de verdad, hará falta algo más.

Aquí entran, entre muchas otras cosas, los capitanes.

De los tres, uno es indiscutible y dos no deberían serlo; creo que es obvio a quién me refiero. El Maldini barcelonista, Puyol, no debe en ningún caso perder el brazalete; sería difícil encontrar a alguien como él en el vestuario, por no decir imposible. Los otros dos debería hacer tiempo que no lo llevan; Ronaldinho, a pesar de haberse cargado el equipo a la espalda sobre el terreno de juego, no es un modelo fuera de él como lo debe ser todo capitán; y Xavi, a pesar de ser indudablemente un buen profesional fuera del campo, no es un modelo de nada sobre de él. Defensivamente casi nulo, poco dado a luchar, a llegar, a esforzarse, se siente mucho más cómodo en partidos suaves, donde sus opciones son más sencillas gracias a la poca dureza del rival; en partidos físicos, simplemente desaparece. El gol de ayer no debe enmascarar algo que hace tiempo que está claro; Xavi tiene muy poca capacidad para incorporarse de segunda línea y marcar.En esto, el olvidado Van Bommel era mucho, infinitamente mejor que él; no es casualidad que el suyo fuera el mejor año del Barça en tiempos. No era decisivo quizás; pero siempre estaba ahí, metía sus tantos, imponía su físico, sin destacar él ayudaba a que sus compañeros fueran mejores.

Dejado esto claro, sólo me queda dejar de divagar y volver al plano principal, las capitanías. En el Barça, hay varios futbolistas que tienen madera para ser capitanes; su actuación es lo único que les puede separar de ello;

Uno es el que ya debería ser segundo capitán; Deco. Auténtico crack y motor del equipo, sin el luso es cuando no hay Barça, sin Deco el equipo azulgrana es poco más que once tíos que tocan, tocan y tocan sin sacar nada en claro.

El segundo es
Márquez. Káiser sobre el campo, fuera de él ha tenido graves problemas de profesionalidad; si no fuera por ello, sería un claro candidato a la tercera capitanía.

El tercero es Valdés. Entró en el equipo muy joven, chocó con Van Gaal, volvió al B, volvió a subir con Rijkaard, y se ha asentado como portero indiscutible. Comete errores de vez en cuando, pero sus actuaciones han ido ganando en regularidad y sobr, y su actitud cada día es más profesional. Sólo su pasado le separa de ser el tercero ideal.

El cuarto es alguien que, si se queda mucho tiempo, terminará siéndolo, es inevitable; es Milito. Milito es de esos futbolistas que llegan a un lugar, se hacen rápidamente su sitio, se convierten por méritos propios en intocables, y al cabo de poco, son irremediables líderes del equipo. En uno o dos años, sería el segundo o tercer capitán más adecuado fuera donde fuera, y en el caso del Barça sólo la presencia de Puyol le impide tener primera capitanía casi asegurada a medio plazo.

Esto sería, en el cambio de rumbo que ha impuesto la secretaría técnica azulgrana dando altas y bajas, el segundo paso del camino que aspira a convertir el vestuario en un ente que se pueda comparar de una vez al modelo de gestión rossonero. Después vendrían los últimos movimientos en lo que a fichas se refiere, algo que ya habíamos comentado en entradas anteriores.

Con todo esto, la valoración a dar es clara; el capitán no debe serlo por antigüedad (o al menos no sólo por eso), y la capitanía no tiene por qué estar directamente relacionada con el proyecto; Maldini ha sido capitán de varios proyectos, exitosos y no tanto, y Puyol, incluso en un mismo proyecto, ha visto éxitos y desgracias. Los capitanes sólo son un recurso más para dar equilibrio a la plantilla y al equipo; un equipo que, como siempre, debe venir directamente del máximo responsable... que no deja de ser el técnico.
Se hagan los cambios que se hagan, quien debe responder siempre es el mismo; y en el caso del Barça, no es otro que Frank Rijkaard.

5 dic. 2007

Querer ser Dj y no morir en el intento (I)

En un día de esos en los que el mundo te parece un lugar feliz, antes de comprarme "¡Qué presente impresentable!" del maestro Quino (libro buenísimo que recomiendo... eso sí, a todo aquel que no pase por una depresión, porque entonces ya le hunde), decidí buscar experiencias nuevas y resolví que la música me gustaba, que me gustaba mucho, y que algún día quería dedicarme con cierta atención a ella.

De eso hará ya tres años; digamos que, al cabo de 36 meses, ya iba siendo hora de que pusiera un poco en práctica la teoría que me había formado, ¿no?

Así que di el paso, y tras estar un mes ahorrando tooodo el sueldo, me compré una bonita mesa digital, un bonito plato con salida USB, unos bonitos cascos y un bonito par de altavoces pasivos. Todo, por unos bonitos 600 eurazos del copón.

Bien, digamos que hasta una semana y media más tarde no me di cuenta de que toda este "bonito" lote, al parecer, tenía que ser fabricado a mano, pieza por pieza, por los de la tienda; o al menos eso parecía, dado que al realizar el pedido te prometían que te llegaría en uno o dos días...

... tras dos semanas, empecé a tener la ligera presunción de que a lo mejor había algo que no iba bien, quizás el diseñador de las piezas una-por-una o el maquetista que se dedicaba a montarlas con cola de impacto se encontraban mal, puesto que un ligerísimo retraso de doce días sólo se solía ver en la RENFE en estos días...

Así que comencé a impacientarme, sólo ligeramente, sólo un poquitín, al cabo de las tres semanas, y entonces resolví empezar a llamar y a enviar e-mails; "tranquilo", me dijeron, "sólo pasa que no tenemos en stock uno de los cuatro elementos que nos has pedido, concretamente el plato, y por eso no te lo hemos enviado". Yo, como buen chico que soy, les dije muy educadamente que me enviaran el resto si eran tan amables, y tras esperar tranquilamente una semanita más, y siempre como buen chico que soy, les volví a llamar, les envié a alguna bonita parcela de terreno en algún lugar próximo al lavabo y les dije que lo iría a buscar personalmente, antes de que la barba, que no me había afeitado esperando el material, me llegara más allá de la cintura.

Así que me pasé tranquilamente por ahí, lo recogí educadamente, y me lo llevé a mi casa; todo, menos el plato, que al parecer debía estar hecho de uranio enriquecido u oro macizo o algo por el estilo, puesto que todavía no había llegado.

Así pues, con toda la ilusión del mundo, me puse a instalarlo todo...

Aún no sabía, desdichado de mí, las hermosas sorpresas que me esperaban... pero, como diría Cálico, nos ha pillado el toro, así que otro día será...